viernes, 13 de abril de 2012

Oración comunitaria al estilo de Taizé, sábado 14-abr

Estimados hermanos de fe, ante todo feliz Pascua:

Os ofrecemos la posibilidad de participar en la próxima oración comunitaria al estilo de Taizé que, los segundos y cuartos sábados del mes, compartimos en los salones parroquiales de la Iglesia de San Juan Bautista; en este caso, mañana, sábado 14 de abril, tras la eucaristía de las 20:00, comenzando sobre las 20:35 y terminando media hora después.

Por si no puedes asistir o quieres compartirla con otras personas, también te dejamos la oración a continuación. Muchas gracias por atender este mensaje. Que Dios nos bendiga a todos.


Para ver la oración:


INICIO - Canto: ¡Jubílate Deo, omnis terra! ¡Aleluya, aleluya!
Significado: ¡Aclama a Dios, tierra entera! ¡Aleluya, aleluya! (del Salmo 66).

Aclama a Dios, tierra entera, ¡jubílate Deo omnis terra! cantad para el Señor, alabad su gloria, ¡aleluya, aleluya!
Que toda la tierra se postre ante ti, ¡jubílate Deo omnis terra! que canten para ti, que canten en tu honor, ¡aleluya, aleluya!
Venid a ver las proezas del Señor, ¡jubílate Deo omnis terra! sus hazañas en favor de su pueblo, ¡aleluya, aleluya!
Transformó el mar en tierra firme, ¡jubílate Deo omnis terra! a pie cruzaron la corriente, ¡aleluya, aleluya!
Que nuestra alegría esté en él, ¡jubílate Deo omnis terra! que con su fuerza gobierne para siempre, ¡aleluya, aleluya!
Todos los pueblos, bendecid a nuestro Dios, ¡jubílate Deo omnis terra! haced que se os oiga la voz de su alabanza, ¡aleluya, aleluya!
Él que devuelve nuestra alma a la vida, ¡jubílate Deo omnis terra! y no deja que tropiecen nuestros pies, ¡aleluya, aleluya!
Venid a escuchar, fieles de Dios, ¡jubílate Deo omnis terra! os contaré lo que hizo por mí, ¡aleluya, aleluya!
Invoqué en el peligro al Señor, ¡jubílate Deo omnis terra! y atendió a la voz de mi súplica, ¡aleluya, aleluya!
Bendito sea Dios que escucha mi voz, ¡jubílate Deo omnis terra! que siempre me brinda su amor, ¡aleluya, aleluya!
¡Aleluya, aleluya! ¡Jubílate Deo omnis terra! ¡Amén, amén! ¡Aleluya, aleluya!

Salmo 117:
Tras cada estrofa, repetimos todos: Dad gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

CORO A: Diga la casa de Israel: eterna es su misericordia. Diga la casa de Aarón: eterna es su misericordia.
Digan los fieles del Señor: eterna es su misericordia.

CORO B: La piedra que desecharon los arquitectos, es ahora la piedra angular.  Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. Este es el día que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo

Lectura de la primera carta del apóstol Juan 5, 1-6:
Queridos hermanos: Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama a Aquel que da el ser, ama también al que ha nacido de Él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor a Dios: que guardamos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son pesados, pues todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo.
Y lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Este es el que vino con agua y con sangre: Jesucristo. No sólo con agua, sino con agua y con sangre: y el Espíritu es quien da testimonio, porque el espíritu es la verdad.

Lectura del evangelio de Juan 20, 19-31:
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: "Paz a vosotros". Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: "Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo". Y dicho esto exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos".

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:  "Hemos visto al Señor". Pero él les contestó: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo". A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: "Paz a vosotros".

Luego dijo a Tomás: "Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente". Contestó Tomás: "¡Señor mío y Dios mío!". Jesús le dijo: "¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto". Muchos otros signos que no están escritos en este libro hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre.

Canto: In resurrectione tua.
In resurrectione tua, Christe, coeli et terra laetentur.
Significado: En tu resurrección, Señor, se alegren los cielos y la tierra.

Silencio (unos instantes para meditar las lecturas).

Oración de Intercesión:
Señor, en este Segundo Domingo de Pascua, te pedimos tu divina misericordia para resolver los graves problemas de este mundo y esperamos que esta nueva Pascua nos haga mejores. Y respondemos: QUE TU LUZ PASCUAL NOS ILUMINE.
1.- Por el Papa Benedicto para que el Espíritu Santo siga iluminándole y muy especialmente en estos días de Pascua. Oremos.
2.- Por nuestro obispo Juan José y nuestro auxiliar Santiago, y por todos los obispos de la tierra, para que siguiendo el ejemplo de los apóstoles se entreguen del todo en el cuidado de sus rebaños y muy especialmente durante esta Pascua. Oremos.
3.- Por los gobernantes de todo el mundo, para que sus acciones estén de acuerdo con el bien común para con sus países y ejerzan una completa solidaridad con los otros pueblos, especialmente los más pobres y deprimidos. Oremos.
4.- Por los responsables de la caridad y de la acción social en nuestro país y en todos los países para que sepan desplegar especial diligencia y dedicación a los más pobres y débiles en estos tiempos de tan difícil crisis económica. Oremos.
5.- Por los niños y sus catequistas, por los estudiantes y sus profesores, por los seminaristas y sus formadores, para que todos reciban la ayuda del Espíritu Santo en su aprendizaje y enseñanza. Oremos.
6.- Cristo, por tu resurrección abres a todos los seres humanos las puertas del Reino: condúcenos hasta la gloria del Padre. Oremos.
7.- Por tu resurrección has confirmado la fe de tus discípulos y les has enviado al mundo: que tu Iglesia sea a su vez fiel en la proclamación de la Buena Noticia. Oremos.
8.- Por tu resurrección nos has reconciliado en tu paz: haz que todos los bautizados entren en una misma comunión de fe y de amor. Oremos.
9.- Por tu resurrección sanas nuestra humanidad y le das la vida eterna: te confiamos a los enfermos. Oremos.
10.- Por todos los misioneros para experimenten la paga que lleva consigo la predicación del Evangelio. Oremos.
11.- Por la unidad de los cristianos, para que pronto seamos todos, un mismo rebaño tras un mismo Pastor. Oremos.
Otras intenciones libres: acción de gracias, bendiciones, peticiones...

Padrenuestro (todos juntos nos levantamos y nos damos la mano).

Oraciones breves:
I. Derrama, Señor, sobre nosotros tu espíritu de caridad para que alimentados con el mismo pan del cielo, permanezcamos unidos en el mismo amor.
II. Jesús, luz de nuestros corazones, desde tu resurrección siempre vienes a nosotros. Dondequiera que nos encontremos, siempre nos estás esperando y nos dices: "Venid a mí los que estáis cansados y encontraréis el descanso".
III. Señor Cristo, haz que tengamos los ojos puestos en ti en todo momento. Con frecuencia olvidamos que estamos habitados por tu Espíritu Santo, que rezas en nosotros, que nos amas a todos. Tu milagro en nosotros es tu confianza y tu continuo perdón.
IV. Bendícenos, Cristo, mantennos en el espíritu de las bienaventuranzas: alegría, sencillez, misericordia.
V. Cristo Jesús, sin haberte visto te amamos. Sin verte todavía te damos nuestra confianza. Bendícenos, a nosotros que descansamos en tu paz.
VI. Cristo, el Resucitado, contigo avanzamos de descubrimiento en descubrimiento. Buscando lo que esperas de nosotros, nuestra vida se abre al Espíritu Santo. El hace que brote en nosotros lo que ni siquiera nos atrevíamos a esperar.
VII. Jesús, el Resucitado, tú infundes en nosotros el Espíritu Santo. Quisiéramos decirte: tú tienes las palabras que dan vida a nuestra alma, ¿a quién iríamos sino a ti, el Resucitado?

Canto: Gloria a Dios en el cielo.
Gloria a Dios en el cielo. Gloria a Dios en el cielo. Gloria a Dios. Gloria a Dios en el cielo.
1. Te alabamos, te bendecimos, Señor, Dios y Padre. Señor, Hijo único Jesucristo;  Señor Dios, Hijo del padre.
2. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Tú, que estás sentado a la derecha del Padre, atiende nuestra súplicas.
3. Sólo Tú eres Santo; sólo Tú, Señor; sólo Tú, Altísimo. Cristo Jesús, con el Espíritu Santo, en la Gloria del Padre.

Canto: Ven, Espíritu de Dios.
Ven, Espíritu de Dios y de tu amor, enciende la llama. Ven, Espíritu de amor. Ven, Espíritu de amor.


Para recibir la oración previamente o consultas sobre la oración comunitaria de Taizé
 en la parroquia: espiritudetaize@gmail.com.
Lecturas de: betania.es. Estructura de la oración en: www.taize.fr/es
 II domingo de Pascua. 14 de abril de 2012. Iglesia parroquial de San Juan Bautista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario