viernes, 11 de enero de 2013

Oración ecuménica al estilo de Taizé para este fin de semana

Os ofrecemos a continuación la oración ecuménica al estilo de Taizé, por si quieren compartirla con familiares, sus grupos o amigos. Los que podamos, la compartiremos en los salones parroquiales de la iglesia de San Juan Bautista (de San Juan), este sábado 12, sobre las 19:30, tras la eucaristía.


INICIO: Canto: Cristo Jesús.
Cristo Jesús, oh fuego que abrasa, que las tinieblas en mí no tengan voz. Cristo Jesús, disipa mis sombras, y que en mí sólo hable tu amor.

Salmo 28:
Tras cada estrofa, repetimos todos: El Señor bendice a su pueblo con la paz.


CORO A: Hijos de Dios, aclamad al Señor, aclamad la gloria del nombre del Señor, postraos ante el Señor en el atrio sagrado.
CORO B: La voz del Señor sobre las aguas, el Señor sobre las aguas torrenciales. La voz del Señor es potente, la voz del Señor es magnífica.

CORO A: El Dios de la gloria ha tronado. El Señor descorteza las selvas. En un templo, un grito unánime: ¡Gloria!
CORO B: El Señor se siente por encima del aguacero, el Señor se sienta como rey eterno.

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 10, 34-38:
En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: "Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con Él".

Lectura del evangelio de Lucas 3, 15-16.21-22:
En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías: Él tomó la palabra y dijo a todos:
-- Yo os bautizo con agua, pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.
En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre Él en forma de paloma, y vino una voz del cielo:
--Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto

Canto: Laudate omnes gentes.
Laudate omnes gentes, laudate dominum.
Significado: Alabad, pueblos todos, alabad al Señor.

Silencio (unos instantes para meditar las lecturas).

Oración de Intercesión: Oremos a Dios, Nuestro Padre, que en el Bautismo nos reconoció como hijos suyos muy amados. Y respondemos: Que tu bautismo nos salve.
- Para que todos los bautizados, amados y elegidos de Dios, ungidos por el Espíritu Santo, pasemos por el mundo haciendo el bien y sanando a los que lo están pasando mal... Oremos.
- Por las familias cristianas, para que al presentar a sus hijos para recibir el sacramento del bautismo, sean conscientes de su responsabilidad de transmitirles la vivencia de la fe... Oremos.
- Para que cuantos se sienten oprimidos y viven en la oscuridad abran sus puertas a Cristo, luz del mundo... Oremos.
- Para que en cualquier actividad que desarrollemos, imitemos a Jesús que vino a servir y no a ser servido... Oremos.
- Por todos los que estamos aquí y nuestras familias, para que tomemos una actitud seria respecto a nuestro bautismo y vivamos como miembros de la Iglesia... Oremos.
- Para que todas las iglesias, templos y lugares de culto, comunidades y congregaciones, sean lugares de encuentro, acogida y comprensión... Oremos.
- Por todos los cristianos ortodoxos, evangélicos y católicos perseguidos en diversos países del mundo, para que pronto haya paz plena y concordia entre religiones y culturas... Oremos.
Otras intenciones libres: acción de gracias, bendiciones, peticiones...

Padrenuestro.

Oraciones breves:
I. Jesús, Amor de todo amor, tu compasión no tiene límites. Tenemos sed de ti, que nos dices: ¿Por qué tener miedo? No temas, yo estoy aquí.
II. Jesús, nuestra alegría, a tu lado encontramos el perdón, el frescor de las fuentes. Sedientos de las realidades de Dios, reconoce tu presencia de Resucitado. E, igual que el almendro comienza a florecer con la luz de la primavera, tú haces florecer hasta los desiertos del alma.
III. Salvador de toda vida, al seguirte elegimos amar, en ningún caso endurecer nuestro corazón. Tú quieres para nosotros una alegría de Evangelio, y cuando las profundidades son invadidas por una niebla, un camino permanece abierto, el de la serena confianza.
IV. Bendícenos, Señor Cristo, tú que apaciguas nuestro corazón cuando surge lo incomprensible, el sufrimiento de los inocentes.
V. Bendícenos, Señor Cristo, tú que apaciguas nuestro corazón cuando surge lo incomprensible, el sufrimiento de los inocentes.

Canto: ¡Jubílate Deo, omnis terra! ¡Aleluya, aleluya!
Significado: ¡Aclama a Dios, tierra entera! ¡Aleluya, aleluya! (del Salmo 66).

Aclama a Dios, tierra entera, ¡jubílate Deo omnis terra!
cantad para el Señor, alabad su gloria, ¡aleluya, aleluya!
Que toda la tierra se postre ante ti,  ¡jubílate Deo omnis terra!
que canten para ti, que canten en tu honor, ¡aleluya, aleluya!
Venid a ver las proezas del Señor, ¡jubílate Deo omnis terra!
sus hazañas en favor de su pueblo, ¡aleluya, aleluya!
Transformó el mar en tierra firme,  ¡jubílate Deo omnis terra!
a pie cruzaron la corriente, ¡aleluya, aleluya!
Que nuestra alegría esté en él, ¡jubílate Deo omnis terra!
que con su fuerza gobierne para siempre, ¡aleluya, aleluya!
Todos los pueblos, bendecid a nuestro Dios,  ¡jubílate Deo omnis terra!
haced que se os oiga la voz de su alabanza, ¡aleluya, aleluya!
Él que devuelve nuestra alma a la vida, ¡jubílate Deo omnis terra!
y no deja que tropiecen nuestros pies, ¡aleluya, aleluya!
Venid a escuchar, fieles de Dios, ¡jubílate Deo omnis terra!
os contaré lo que hizo por mí, ¡aleluya, aleluya!
Invoqué en el peligro al Señor, ¡jubílate Deo omnis terra!
y atendió a la voz de mi súplica, ¡aleluya, aleluya!
Bendito sea Dios que escucha mi voz, ¡jubílate Deo omnis terra!
que siempre me brinda su amor, ¡aleluya, aleluya!
¡Aleluya, aleluya! ¡Jubílate Deo omnis terra!
¡Amén, amén! ¡Aleluya, aleluya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario