jueves, 2 de mayo de 2013

Reflexión en el día de San José Obrero, por la Hdad. de San José, Coria

Jesús, volviendo a su patria, recordaría a José, su padre terreno, aquél a quien Dios había designado como custodio fiel y silencioso del misterio de la encarnación. Recordaría también los arados y yugos que José había construido para los aldeanos de Nazareth. Y recordaría las tardes que pasaba bajo la dulce mirada del carpintero aprendiendo el oficio. Quizá se acordó también de su muerte... En un instante, Jesús pudo haber revivido la memoria de aquel buen padre, trabajador sincero, que le amó entregándole todos los días el pan y el vestido para vivir...

Más información:
http://hermandadsanjosecoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario