sábado, 26 de octubre de 2013

Oración comunitaria para este fin de semana, 26.oct

Oración comunitaria en los salones parroquiales de la iglesia de San Juan Bautista, en San Juan de Aznalfarache, alrededor de las 19:00 (al terminar la Eucaristía de 18:30) y terminando sobre las 19:30.

ORACIÓN COMUNITARIA, DÍA 26 DE OCTUBRE DE 2013, CUARTO SÁBADO DEL MES. Este texto, con lecturas y peticiones de este fin de semana, se puede compartir, para quien le puede venir bien:

CANCIÓN:
Juntos, como hermanos, miembros, de una Iglesia, vamos, caminando, al encuentro del Señor.
Un largo caminar, por el desierto bajo el sol; no podemos avanzar, sin la ayuda del Señor.
Juntos, como hermanos...
Unidos al rezar, unidos en una canción; viviremos nuestra fe, con la ayuda del Señor.
Juntos, como hermanos...

Reflexión inicial:
Seamos todos bienvenidos a esta oración comunitaria. El tiempo avanza, estamos a punto de terminar octubre y nos acercamos al Adviento, a la apertura de un nuevo año litúrgico. En este domingo 30 del Tiempo Ordinario, Jesús de Nazaret nos explica la diferencia entre la oración del fariseo, soberbia y fatua; y la del publicano arrepentido, plegaria humilde y realizada desde un corazón contrito. La evangelización y la oración humilde son, sin duda, dos grandes temas para la meditación con las lecturas de la Palabra de Dios. Echemos de nuestro lado cualquier concesión a la soberbia; somos barro en manos de Dios, que es nuestro alfarero.

Oración.
Señor Jesús, tú que nos pides que amemos al prójimo, perdona nuestros pecados de egoísmo.
TODOS: Señor, ten piedad.
Señor Jesús, tú que nos enseñas que el amor a Dios y a los hermanos es lo principal de la Ley de Dios, olvida nuestra dureza de corazón
TODOS: Cristo, ten piedad.
Señor Jesús, tú que te entregaste por la salvación del mundo, disculpa nuestra permanente cobardía a la hora de entregarnos por la salvación de los hermanos
TODOS: Señor, ten piedad.

Salmo 33:
TODOS: Si el afligido invoca al Señor, Él le escucha.

CORO A: Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca.
CORO B: Mi alma se gloría en el Señor: Que los humildes lo escuchen y se alegren.

CORO A: El Señor se enfrenta con los malhechores, para borrar de la tierra su memoria. 
CORO B: Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias.

CORO A:El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. 
CORO B: El Señor redime a sus siervos, no será castigado quien se acoge a Él.

Lectura de la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a Timoteo 4, 6-8.18-18.
Querido hermano: Yo estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi partida es inminente. He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, Juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mí, sino a todos los que tienen amor a su venida. La primera vez que me defendí, todos me abandonaron, y nadie me asistió. --Qué Dios los perdone--. Pero el Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles. Él me libró de la boca del león. El Señor seguirá librándome de todo mal, me salvará y me llevará a su reino del cielo. A Él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 18, 9-14.
En aquel tiempo, dijo Jesús esta parábola a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás:
- Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: "¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo". El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador". Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

Silencio (unos instantes para meditar las lecturas).

TODOS: Padre nuestro...

Oración de intercesión.
Con la humildad de aquel pecador, nos acercamos hoy, Padre, a tu presencia para implorarte por nosotros y el mundo: PADRE, ATIENDE NUESTRA NECESIDAD.
- Por la Iglesia, para que en sus necesidades se vea socorrida por tanto hijos que tiene y la conformamos. Oremos.
- Por los gobernantes, para que el diálogo y el esfuerzo mutuo lleve a las naciones al progreso y la concordia. Oremos.
- Por los enfermos y necesitados para que desde su humildad, imploren al Padre y Este les escuche. Oremos.
- Por los que perdieron su fe o flaquean en el seguimiento a Cristo, para que encuentren ejemplos claros de Evangelio vivo a su alrededor. Oremos.
- Por las familias para que sea la humildad y la sencillez la constante en su devenir diario. Oremos.
- Para que todos los templos y comunidades religiosas sean casa de Dios, lugares de acogida y Amor. Oremos.
- Por los cristianos perseguidos en el mundo, para que en sus respectivos países haya paz, respeto y tolerancia. Oremos.
Otras peticiones y acciones de gracias.

Oraciones breves:
- Dios todopoderoso y eterno, aumenta nuestra fe, esperanza y caridad; y para conseguir tus promesas, concédenos amar tus preceptos.

- Cristo nos amó y se entregó por nosotros, como oblación y víctima de suave dolor.

- Dios, Padre Nuestro, mantén tu mano tendida para con nosotros, tus hijos, de modos que los sacramentos que celebramos y recibimos nos sirvan para la vida eterna.

- A la Señora de todos los pueblos. Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora Tu Espíritu sobre la tierra. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos, para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades y de la guerra. Que la Señora de todos los Pueblos, que un día era María, sea nuestra Abogada. Amén.

- María, nuestra ayuda. Vigilante estás Tú, Dulce María, silenciosa siempre a nuestro lado, cuidando nuestro camino y sacando las piedras que hay a nuestro paso. Nunca salgas de nuestra vida, Virgen María, perdidos estaremos si no tenemos tu guía; a veces, nos desviamos de la ruta que nos trazas, o desmayamos ante cualquier tropiezo, pero siempre nos sacas adelante, con la ayuda de Nuestro Padre. Amén.

Canción: Santa María del Camino.
Mientras recorres la vida, tú nunca solo estás, contigo por el camino, Santa María va.
ESTRIBILLO: Ven con nosotros al caminar,  Santa María ven. (BIS)
Aunque te digan algunos que nada puede cambiar, lucha por un mundo nuevo, lucha por la verdad.
ESTRIBILLO...

TODOS: Dios te salve, María, llena eres de gracia...
Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo...

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. 27 de octubre de 2013.
Oración comunitaria en la Iglesia parroquial de San Juan Bautista.

Textos de www.betania.es y oraciones de http://www.devociones.org/oracionindexmaria.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario