sábado, 14 de diciembre de 2013

Oración comunitaria, domingo III de Adviento

Canto inicial:
Ven, ven, Señor, no tardes; ven, ven, que te esperamos.
Ven, ven, Señor, no tardes; ven pronto, Señor.

El mundo muere de frío, el alma perdió el calor; los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor.

Reflexión inicial:
Bienvenidos, amigos y hermanos,  en este tercer domingo de adviento, se nota ya la Alegría del Señor que está cerca. ¿No es el nacimiento de un niño alegría para una familia? ¿Cómo no va a ser, el nacimiento de Cristo, una gran alegría también para nuestra gran familia cristiana? ¡Ojala muchos de los hombres que no lo conocen, supieran que la fe en Jesús, es fuente y causa de una alegría auténtica y duradera! El Señor está cerca, ¡ya viene!

Oración penitencial:
- Señor Jesús, objeto de nuestra espera, danos alegría, tras perdonar nuestras infidelidades.
TODOS: Señor, ten Piedad.
- Señor Jesús, Camino, Verdad y Vida, meta de nuestro amor, disculpa nuestros pecados contra los hermanos.
TODOS: Cristo, ten Piedad.
- Señor Jesús, que alumbraste el mundo y la historia en Belén de Judea, cambia y olvida nuestro permanente egoísmo.
TODOS: Señor Ten Piedad

Lectura del Salmo 145:
TODOS: Ven, Señor a salvarnos.
CORO A: El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente, hace justicia a los oprimidos, da pan a los hambrientos.
CORO B: El Señor liberta a los cautivos.
 El Señor abre los ojos al ciego.
 
CORO A: El Señor endereza a los que ya se doblan, el Señor ama a los justos.
CORO B: El Señor guarda a los peregrinos.

CORO A: Sustenta al huérfano y a la viuda y trastorna el camino de los malvados. 
CORO B: El Señor reina eternamente; tu Dios, Sión, de edad en edad.

Lectura de la carta del Apóstol Santiago 5, 7-10:
Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra, mientras recibe la lluvia temprana y tardía. Tened paciencia también vosotros, manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca. No os quejéis, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Mirad que el juez está ya a la puerta. Tomad, hermanos, como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 11, 2-11:
En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos: "¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?".
Jesús les respondió: "Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!".
Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: "¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: 'Yo envío a mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti'. Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él".

Silencio (unos instantes de silencio para meditar las lecturas).




Oración de intercesión:
La figura del precursor, el último anunciador de la llegada de Cristo, aparece hoy ante nosotros. Siguiendo sus recomendaciones queremos preparar nuestros corazones. Con esa intención presentamos al Padre nuestra plegaria diciendo: Ayúdanos, Señor, a preparar el camino.
- Por la Iglesia, para que sea firme en su tarea de anunciar el Reino de Dios a las personas de todo tiempo. Oremos.
- Por los habitantes de la tierra, para que en este tiempo de preparación resuene con fuerza el anuncio del Mesías que llega a cada corazón de cada persona. Oremos.
- Por todos los que viven alejados de la Iglesia, y han dejado enfriar su fe, para que el pábilo vacilante se avive con fuerza ante el anuncio de la venida de Cristo. Oremos.
- Por todos los enfermos, para que descubran en Cristo la fuerza necesaria para afrontar su situación y con su ayuda recobren pronto la salud. Oremos.
- Por todos los niños y jóvenes, para que aprovechen este tiempo de Adviento con ilusión, para que la semilla de la fe se vaya robusteciendo con la celebración de los misterios de la Navidad. Oremos.
- Por todos nosotros, para que, como nos dice Isaías, seamos fuertes y no temamos, pues pronto nos llegará el Mesías que tanto ansiamos. Oremos.
- Por todos los templos que son casa de Dios, para que sean siempre lugares de acogida y encuentro con otros hermanos. Oremos.
- Por todos los cristianos perseguidos, para que haya Paz en el mundo por el Amor de Dios que nos considera a todos como hijos suyos. Oremos.
Otras intercesiones: bendiciones, acciones de gracias, peticiones...

TODOS: PADRENUESTRO...

Oraciones breves:
- Cristo Jesús, sé nuestra paz, tú que nos dices: No temáis, estoy aquí.
- Señor, como tu pueblo espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo, concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante.
- Santa María, Luz para el peregrinar, brillante Luna de la nueva evangelización, que con tu fulgor iluminas la noche por la que tantos deambulan sin rumbo en el mundo de la "cultura de la muerte", alumbra todo humano caminar con la Luz del Señor Jesús que, sin igual, sabes reflejar.
- Santa María, ayúdame a esforzarme según el máximo de mi capacidad y el máximo de mis posibilidades para así responder al Plan de Dios en todas las circunstancias concretas de mi vida.

Canto: Bendecid al Señor.
Todas las obras de Dios, bendecid al Señor. Ángeles que estáis en su presencia, bendecid al Señor. Siervos todos del Señor, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
El sol, la luna y las estrellas, bendecid al Señor, agua, rocío, manantiales, bendecid al Señor, vientos y grandes huracanes, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Lluvias, granizos y nevadas, bendecid al Señor, heladas y escarchas matutinas, bendecid al Señor, mares y ríos primordiales, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Montes y cumbres de la tierra, bendecid al Señor, valles, mesetas y hondonadas, bendecid al Señor, árboles, frutos y espesuras, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Aves y nubes de los cielos, bendecid al Señor, fieras, bestias y ganados, bendecid al Señor, peces y algas de las aguas, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Niños, jóvenes y ancianos, bendecid al Señor, santos y santas de Dios, bendecid al Señor, hombres de buena voluntad, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor, Ananías, Azarías, Misael, bendecid al Señor, siervos y siervas de Dios, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Alabad a la Santa Trinidad, bendecid al Señor, aleluya, aleluya, bendecid al Señor, amén, a-amén, bendecid al Señor, bendecid al Señor.

TODOS: Dios te salve, María... Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo...
DOMINGO III DE ADVIENTO. 14 de diciembre de 2013.



Oración segundo sábado del mes en los salones parroquiales de la Iglesia de San Juan Bautista (sobre las 19:00, tras la eucaristía).

No hay comentarios:

Publicar un comentario