sábado, 10 de mayo de 2014

Propuesta de oración comunitaria para este fin de semana, 10 y 11 de mayo


CANTO INICIAL: Quiero decir que sí...
- Quiero decir que sí, como tú, María, como tú un día, como tú, María;
quiero decir que sí, quiero decir que sí, quiero decir que sí, quiero decir que sí.
- Quiero negarme a mí, como tú, María, como tú un día, como tú, María;
quiero negarme a mí, quiero negarme a mí, quiero negarme a mí, quiero negarme a mí.
- Quiero seguirle a Él, como tú, María, como tú un día, como tú, María;
quiero seguirle a Él, quiero seguirle a Él, quiero seguirle a Él, quiero seguirle a Él.

Reflexión inicial:
Las lecturas de la liturgia de este fin de semana nos llevan al conocimiento de una realidad muy querida por nuestro Salvador: Ser el Buen Pastor, que conoce a todas sus ovejas y ellas a Él. La Iglesia celebra, además, la Jornada Mundial y Pontificia por las Vocaciones, bajo el lema: "Sal a darlo todo", lo que sin duda marca una muy bella tarea.

Acto penitencial:
Jesús, Señor Resucitado, que tu Gloria limpie todos nuestros pecados... Señor, Ten Piedad.
Jesús, Señor Resucitado, que tu alegría –que es la nuestra—por haber vencido a la muerte, nos aleje de la muerte del pecado... Cristo, Ten Piedad.
Jesús, Señor Resucitado, que la esperanza en la Resurrección, de la que tú eres primicia, borre nuestra tendencia al pecado... Señor, Ten Piedad.

Lectura del Salmo 22:
TODOS: El Señor es mi Pastor, nada me falta.

CORO A: El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes praderas me hace recostar, me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.
CORO B: Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado me sosiegan.

CORO A: Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa.
CORO B: Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor, de alegría perpetua a tu derecha.

Lectura de la I Carta del Apóstol San Pedro 2, 20-25:
Queridos hermanos: Si obrando el bien soportáis el sufrimiento, hacéis una cosa hermosa ante Dios. Pues para esto habéis sido llamados, ya que también Cristo padeció su pasión por vosotros, dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas. Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca; cuando lo insultaban, no devolvía el insulto; en su pasión no profería amenazas; al contrario, se ponía en manos del que juzga justamente. Cargado con nuestros pecados subió al leño, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas os han curado. Andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 10, 1-10:
En aquel tiempo, dijo Jesús: "Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños".

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: "Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y, salir, Y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante".

Silencio: unos instantes de silencio para meditar la lectura.


Oraciones de intercesión:
Por medio de Cristo el Buen Pastor, elevamos los ojos al cielo y presentamos al Padre nuestras necesidades, las de la Iglesia y las del mundo entero y repetimos: Que el Buen Pastor interceda por nosotros.
– Te pedimos, Padre, por nuestro Papa Francisco, todos los obispos y sacerdotes del mundo, para que sean fieles a la llamada y con su imitación perfecta de tu persona atraigan a todos los hombres hacia ti. Oremos.
– Te pedimos, Padre, por las necesidades de tantos hombres que sufren la guerra, el abandono, el hambre, las injusticias, para que atiendan la llamada de Cristo Buen Pastor y alcancen fuentes tranquilas donde descansar. Oremos.
- Te pedimos, Padre, por nuestra salud, la de nuestros familiares y conocidos, especialmente, por nuestro párroco y por nuestro diácono, para que siempre encontremos todos las fuerzas y el ánimo para seguir caminando en la vida. Oremos.
– Te pedimos, Padre, por las vocaciones al sacerdocio y por las vocaciones a la vida consagrada, para que los jóvenes sean generosos en su respuesta y crezcan en número y santidad los que, desde su ministerio, acompañan al rebaño del Señor. Oremos.
– Te pedimos, Padre, por todos los que dedican su esfuerzo a las labores del campo, al cuidado de los ganados, o a la faena en el mar, para que ganándose el pan con el trabajo de sus manos, se ganen también el cielo con el buen obrar de su corazón. Oremos.
– Te pedimos, Padre, por todos los matrimonios cristianos, para que estén atentos al silbo del Buen Pastor, desoyendo otros silbos engañosos. Oremos.
- Te pedimos, Padre, por todos los templos y, especialmente, por los de los cristianos que son perseguidos en el mundo, para que haya paz y justicia social para todos los habitantes de este planeta. Oremos.
– Te pedimos, Padre, por todos los que nos reunimos hoy aquí, haz que perseveremos durante toda la vida, en el camino de Resurrección que hemos comenzado en esta Pascua. Oremos.
Otras intenciones libres: acciones de gracias, bendiciones y peticiones...

Oraciones breves:
- Dios Todopoderoso y eterno, que has dado a tu Iglesia el gozo inmenso de la Resurrección de Jesucristo; concédenos también la alegría eterna del Reino de tus elegidos, para que así el débil rebaño de tu Hijo tenga parte en la admirable victoria de su Pastor.
- Yo soy el Buen Pastor, dice el Señor, conozco a mis ovejas y las mías me conocen.
- Dios de misericordia infinita, que reanimas la fe de tu pueblo con la celebración anual de la Santa Pascua, acrecienta en nosotros la fe, para que creamos constantemente en el efecto sanador del Espíritu Santo, obtenido por nuestro Bautismo.
- Danos, Señor, Dios Todopoderoso, tu gracia para que la fuerza recibida en los sacramentos pascuales nos lleve a la Vida Eterna.

Cantos:
- Sálvame, Virgen María, óyeme, te imploro con fe. Mi corazón en ti confía, Virgen María, sálvame. Virgen María, sálvame. sálvame.
- Mientras recorres la vida, tú nunca solo estás, contigo por el camino, Santa María va.
Ven con nosotros a caminar, Santa María, ven... (BIS).
Aunque te diga algunos que nada puede cambiar, lucha por un mundo nuevo, lucha por la verdad.
Ven con nosotros a caminar, Santa María, ven... (BIS).

Salve: Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clementísima, oh, piadosa, oh, dulce siempre Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios...
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Bajo tu Amparo: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita. Amén.


TODOS: Avemaría y Gloria.

NOTA: Presencialmente, compartiremos esta oración comunitaria en los salones parroquiales de la Iglesia de San Juan Bautista (S. J. de Aznalfarache), a las 19:00, para luego participar de la celebración de la Eucaristía (20:00). Este texto de oración como propuesta para que se ore en común allá donde se encuentre. Que el Señor nos bendiga a todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario