martes, 22 de julio de 2014

Breve explicación sobre la Creación, según el libro del "Génesis".

La tendencia que podamos tener de interpretar la Biblia al pie de la letra, tal y como se escribió en su día, puede llevarnos a grandes contradicciones o a pensar que éste es un libro superado del que la Ciencia se ha encargado de demostrar su falsedad.

Teorías científicas tan admitidas como pueden ser la darwiniana de “la evolución de las especies” o la del famoso “Big Bang” parece que pueden avalar lo anteriormente dicho.
Ahora bien. Esto no es del todo cierto. Desde el punto y hora en que partimos de objetivos totalmente distintos. Me explico: Mientras que las teorías científicas nombradas tratan de dar una respuesta a la pregunta sobre los inicios de la vida. Tratan de explicar cómo ocurrieron los comienzos, el relato del los dos primeros capítulos del libro del Génesis parte de unos presupuestos totalmente distintos. 

Para empezar habría que decir que a pesar de que materialmente nos lo encontremos en el comienzo de la Biblia se escribe al final del Antiguo Testamento, contestando a una pregunta: El Antiguo Testamento es la historia de fe de un pueblo, el de Israel, que confiesa a un solo Dios, Yavéh, y articula en torno a Él sus ritos para una relación más auténtica. Pero ¿cómo empezó todo?¿cómo aparece la vida y los humanos en este lugar que llamamos tierra? El libro del Génesis (que significa “los comienzos”) trata de explicarlo. Pero ni su explicación pretende ser científica ni tampoco busca explicar cómo ocurrió sino más bien dar una respuesta catequética teniendo presente que parte sólo de la fe.

Al no pretender los mismos objetivos, no podemos establecer ningún tipo de comparación, llegando a admitir que lo verdadero de los descubrimientos científicos modernos no pueden echar por tierra la teoría interpretativa de la fe que es otra cosa, Ambas pueden, por lo tanto, coexistir sin riesgo de exclusión de las unas sobre la otra. Dicho de otra forma, mientras que Darwing habla de un proceso selectivo de las especies, hasta establecerse en función de la adaptación al medio, el Génesis nos habla de una Creación que se establece en un período de tiempo –seis días– y que culmina con la obra cumbre de la misma: la creación del ser Humano (hombre y mujer). Si bien el Génesis lo que trata de explicar no es cómo ocurre esto sino cuál es el motor de todo ello: el poder de Dios, capaz de crear vida desde una materia caótica y desordenada, que a la voz de “Y dijo Dios”,,, empieza a tomar consistencia. Esa frase (“Y dijo Dios”) está significando que detrás de todo lo que ocurre está la voluntad del Creador, compatible con la teoría del Big Bang que confiere un momento crítico –una gran explosión nuclear– que pondrá en marcha todo el poder creativo.

No busquemos por lo tanto en la Biblia qué es lo que históricamente pasó, sino más bien cuál es la reflexión que los hombres de una cultura mucho más primitiva que la nuestra hacen de unos hechos históricos que les relacionan con su Dios.

Alabad al Señor con vuestras vidas y que Él os bendiga.


Texto elaborado por Francisco Camacho, diácono permanente en San Juan de Aznalfarache.

No hay comentarios:

Publicar un comentario