martes, 7 de octubre de 2014

"¿De dónde proviene la costumbre de rezar el Santo Rosario?", por F. Camacho


Desde los principios del cristianismo, se empieza a rezar los salmos como hacían los judíos.


Más tarde, en los conventos se rezan semanalmente los 150 salmos. El pueblo cristiano quiere imitar a los monjes de los conventos, pero la realidad es que no saben leer, en su inmensa mayoría. 


Ya en el siglo IX existe la costumbre de hacer nudos en un cordel, para contar no los 150 salmos sino la misma cantidad de Avemarías, que sustituyen a los salmos y que tienen los fieles memorizadas.


La liturgia de las horas, que es la oración oficial de la Iglesia se transforma, por lo tanto, para convertirse en la oración más empleada, después del Padrenuestro en todo el orbe católico Diez avemarías por 5 misterios, son 50 avemarías. Las multiplicamos por 3 (50 de los Misterios Gozosos, otros 50 de los Gloriosos y otros 50 de los Dolorosos) y así obtenemos los 150 salmos semanales. Juan Pablo II añadiría, recientemente, los misterios Luminosos.


El 7 de octubre, aniversario de la Batalla Naval de Lepanto, (año 1571) cuya victoria había sido encomendada a la Virgen, a través del rezo del Rosario, se establece esta fiesta canónica. 


Se considera fundador de este medio de oración a Santo Domingo, allá por el año 1208. 

Fuente: Texto compartido por el diácono permanente Francisco Camacho, en la Parroquia de San Juan Bautista (San Juan de Aznalfarache).

No hay comentarios:

Publicar un comentario