lunes, 5 de enero de 2015

Dando gracias por Francisco Camacho Camacho, diácono.


El 5 de enero de 2015, nos reunimos en la Iglesia parroquial de San Juan Bautista, para celebrar la Eucaristía, en agradecimiento y reconocimiento por la vida de Francisco (Paco) Camacho Camacho, quien compartió su ministerio como diácono en la misma y tras haber fallecido el día anterior. Bajo la presidencia del Rvdo. P. D. Eduardo Vera Martín, vicario de la Zona Oeste, concelebrando con el arcipreste don Juan Jimena, el párroco titular don Sergio Gómez y el emérito don Enrique L. Guerrero, acompañados del delegado diocesano para el Clero, don Francisco Ortiz, además de otros sacerdotes de la zona y amigos, junto a otros compañeros diáconos, entre ellos, los que ejercen su ministerio en nuestro arciprestazgo, D. José Cano y D. José J. Álvarez, la comunidad parroquial y muchos vecinos de la localidad estuvimos presentes para dar gracias por su vida de testimonio en la fe.

Tras la lectura del Evangelio, el padre Eduardo Vera fue quien compartió la homilía para destacar cómo la noche anterior su familia ya había reconocido el agradecimiento que le tienen a la comunidad, a vecinos y demás allegados, porque "habían sentido la oración de la gente". Una oración que no había sido estéril, porque Dios no sólo le había curado, sino lo que es más importante: Le había salvado. Y es que la grandeza de Cristo es que nos salva; Paco estaba ya preparado para ir a la Casa del Padre.

Y ha sido Dios quien hizo que celebráramos la Eucaristía a las 12:00, en la víspera de la Epifanía. Él ya se ha encontrado con el Señor y ahora, la comunidad parroquial de San Juan Bautista tiene un gran intercesor en el cielo. Para él ya ha acabado el sufrimiento, la enfermedad... Ahora, no le podemos tocar, porque está en las manos misericordiosas de Dios. Le echaremos de menos, pero acabaremos llenándonos de gozo, porque Paco está bien, está con Dios, en el mejor sitio.

Y si en algo ofendió a Dios, continuó el padre Eduardo, con esta Eucaristía contribuimos a que se perdonen sus faltas. Desde la comunidad parroquial, debemos seguir pidiendo por los enfermos de la feligresía. Dios se ha manifestado a Paco y también se nos sigue manifestando a nosotros de mil formas: en la Eucaristía, en el hermano en dificultades...

Tras la comunión, tanto el Rvdo. P. don Enrique L. Guerrero, como a continuación, el Rvdo. P. don Sergio Gómez, dieron las gracias al Señor por el testimonio evangélico y apostólico de Paco, por su entrega y compromiso con las distintas labores pastorales parroquiales hasta el último momento en que el Señor le dio las fuerzas para ello, compartiendo incluso la Eucaristía de Nochebuena en el templo.

Por último, el Rvdo. P. don Eduardo Vera, se dirigió a los presentes para mostrar las condolencias de nuestro Arzobispo Monseñor D. Juan José Asenjo Pelegrina y de su auxiliar, Monseñor D. Santiago Gómez Sierra, que no pudieron estar presentes por motivos de agenda, pero que uno de los dos procurará acompañar a la comunidad parroquial de San Juan Bautista en la próxima Eucaristía de recuerdo que se celebre en su honor.

Bendito sea el Señor.

Fuente: Arciprestazgo de San Juan de Aznalfarache.

No hay comentarios:

Publicar un comentario