miércoles, 8 de abril de 2015

Evangelio y breve comentario para el domingo 12 de abril de 2015

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 20, 19- 31
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
--Paz a vosotros.
Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
--Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y dicho esto exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
--Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos.
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
--Hemos visto al Señor.
Pero él les contestó:
-- Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.
A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
--Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás:
--Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Contestó Tomás:
--¡Señor mío y Dios mío!
Jesús le dijo:
--¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
Muchos otros signos que no están escritos en este libro hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre.

Palabra del Señor.

Breve comentario al Evangelio del 12 de abril de 2015
Vida admirada (Juan 20, 19-31)
Sin admiración sorprendida no hay felicidad humana. Necesitamos admirarnos, extasiarnos con las maravillas que nos rodean; que, a veces, por cotidianas, pasan desapercibidas.

La vida siempre es admirable; siempre se nos muestra como un milagro inexplicable. La biología actual ha lanzado la hipótesis del origen extraterrestre de la vida, al no poder explicar el milagro de la vida desde las condiciones que se suponen que se daban en el planeta en la época de su aparición. A penas se dan cuenta que entre “origen extraterrestre” y “origen trascendente” hay cierta similitud. La vida, ya en un sentido más amplio, siempre nos llena de admiración y sorpresa. Y cuando hay admiración y sorpresa nos llenamos de vida.

Cuando las seguidoras de Jesús descubren la tumba vacía se llenan de admiración y alegría. Cuando Tomás descubre que el crucificado había resucitado cae postrado a sus pies reconociendo que es su Señor y su Dios. Algo inmensamente grande y sorprendente tuvo que ser la experiencia de la Vida Nueva de Jesús, ya que cada texto nos muestra matices distintos y sugerentes de la experiencia de los discípulos. Algo tan profundo que es el fundamento de la fe de la comunidad creyente desde hace dos mil años. Nosotros sólo podemos acoger su testimonio con fe. Un testimonio que no es un mero testimonio de palabra, sino que con la trasformación que experimentó su vida nos muestran la profundidad de lo que vivieron.


No digas: “nada nuevo hay bajo el Sol”; admírate a cada paso de la presencia de Cristo Resucitado que alienta la Vida desde el centro de cada persona, desde el interior de todo lo que es.

Comentario realizado por el Rvdo. P. José Joaquín Castellón Martín, administrador parroquial de la Parroquia de San Ildefonso (Mairena del Aljarafe).

No hay comentarios:

Publicar un comentario