martes, 10 de mayo de 2016

Evangelio del domingo 15 de mayo de 2016 y breve reflexión


Domingo 15 de mayo de 2016: Evangelio según San Juan 14,15-16.23b-26. 
Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros». Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío». Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos». 

Breve reflexión al Evangelio del 15 de mayo de 2016: “Tener misión” (Juan 20,19-23)
La fe en Jesucristo es esencialmente misionera. La persona que vive en verdadera intimidad con Cristo siempre siente en su interior una llamada que la rejuvenece y llena de sentido su vida. Nuestra vida se nos aparece superficial y vana, adolescente, hasta que encontramos el sentido que hemos de dar a todo lo que hacemos.

Toda misión es una responsabilidad, un encargo y, en cierta medida, una carga. Podemos cargarla sin convicción, como una imposición. Pero, cuando la acogemos como la misión con que Jesucristo nos inviste, viene siempre acompañada del impulso de su Espíritu. La misión a la paternidad, a la maternidad, a la solidaridad, a construir la justicia, a luchar por los más desfavorecidos, a anunciar su nombre a quien no lo conoce, todas vienen acompañadas por una presencia personal del Espíritu, que nos dinamiza y nos hace vivir en camino.

La misión más radical y hermosa que podemos recibir es la de anunciar a Jesucristo en todo lo que hacemos y vivimos, con todas nuestras palabras y acciones. Jesucristo es la riqueza más grande que tiene la humanidad. Con Él todo adquiere sentido; con Él todo encuentra su justo lugar; con Él cada persona está siempre en el centro; sin Él todo acaba en desorden, enfrentamiento y corrupción. Catequesis, Cáritas, Liturgia, Pastoral de la Salud, Movimientos de jóvenes y niños,  Grupos Devocionales, Pastoral obrera y de solidaridad… todo en la Iglesia adquiere su verdadero sentido al vivirse como misión del Espíritu a que anunciemos del nombre de Jesucristo, nuestro hermano, nuestra salvación.


Reflexión realizada por el Rvdo. P. D. Joaquín Castellón Martín, párroco de San José Obrero, en San Juan de Aznalfarache.

No hay comentarios:

Publicar un comentario